Página 2 de 2

p1020143

Por: Jessica Campos

¡Bienvenido 2017!

Cada cierre de año nos deja un montón de sentimientos que nos hace ser más humanos. Por una parte nos sentimos agotados de tantas celebraciones, por otra nuestro interior queda limpio de toda nostalgia surgida por cualquier recuerdo para esas fechas; por último abrimos paso a ese sentimiento de adrenalina que acompaña al listado de propósitos de año nuevo, y que nos motiva a aprovechar al máximo los días venideros.

Cuando me refiero a ese listado, existen tres propósitos, que desde mi perspectiva, se hacen común para un gran número de personas, y a su vez, considero son los más retadores: dieta, gimnasio, y mi favorito, menos uso del Smartphone. Encabezan la lista, pero sin duda, al poco tiempo pasan a ser simplemente ignorados. Aunque para ser sinceros, existen casos donde su función sólo fue ser plasmados en la lista.

Sí, retadores. Aún desconozco cuál es el motivo de encabezar el listado, y más aún, cuál es la clave para hallar esa pizca de motivación que hace falta para mantenerlos en pie. Si alguien puede dar respuesta a ello, por favor –inserte su opinión aquí-.

Me ha tomado tres párrafos para describir el por qué sobre el título de este post, pero quienes me han seguido pista, conocen que todo buen texto debe iniciar con una buena introducción.

Me traigo tres aspectos mencionados previamente: los que estamos, propósitos, común. Y los re-ordeno para lograr el objetivo al cual quiero llegar: Propósitos comunes para los que estamos. He aquí mi propuesta.

Aunado a todo lo que incluyamos como propósito de año nuevo, hay alguien que necesita de nosotros como un todo, para cumplir un objetivo en común. Sin entrar en detalle, de manera general, conocemos ese dinamismo que vivimos a diario los que estamos; y, respetando el contenido de cada listado, este año, considero debemos incluir dentro de las categorías principales el propósito de SUMAR. Disculpen las mayúsculas, es sólo mi manera de darle un extra de incentivo.

Muchos nos catalogan como valientes y hasta héroes, de lo cual sólo puedo afirmar que exageran. Somos simplemente personas que decidimos estar aquí y ahora. Viviendo.

Con esto, quiero impulsar a continuar nuestro camino haciendo primero una introspección para luego dejar fluir al entorno lo mejor de cada uno de nosotros. Que lidere el Amor, Compromiso, Respeto y la Paz. No estamos solos. Sin distinción entre clases, gustos o tendencias, debemos englobarnos en un grupo: los que seguimos aquí, los que estamos.

Por ahora nuestra tarea es poner en práctica lo antes mencionado y gritar al unísono:

VENEZUELA, estamos aquí para sumar. Cuenta con nosotros.

Iniciemos un año nuevo con muchas ganas de compartir, aceptar y regalar. Cada uno de nosotros y la persona a nuestro lado, lo necesita. Por mi parte estaré en pie en este espacio para recordarles con frecuencia la importancia de Respirar y vivir.

Cada acto vale, cada paso nos acerca al Norte, colaboremos para no darle lugar al descontento. Tenemos 365 días para cumplir nuestra labor, bienvenido Día 1 ¡Feliz Año Nuevo!

Respira y vive

cam01450-1

Por: Jessica Campos

Sí, de seguro existe algo único en esta ciudad. Algo que la hace atractiva y que invita a todo turista a sentirse en casa. Tal vez sea sólo mi perspectiva por el hecho de haber dado mi bienvenida al mundo, o ese extenso puente sobre un hermoso lago que visto desde cualquier punto, invita a descubrir su fortaleza. Por ahora sólo puedo expresar mi opinión, al final, serás tú, quién tenga la última palabra sobre la tierra del sol amada.

Y es que no hay mejor época para describir los espacios de esta ciudad llena de risas y un extraordinario clima caluroso; es en el mes de Octubre cuando se da inicio a ese repique de tamboras desde cualquier rincón, se afinan los furros y se preparan los aplausos pausados que daremos a diario a ese par de Gaitas que se escuchan hasta el día donde con cada abrazo damos bienvenida a un año nuevo.

Surge también como la mejor época para aquellos fanáticos dispuestos a mostrar su fiebre naranja por sus Águilas del Zulia, que vestidas de protagonistas irradian orgullo cada 18 de Noviembre, mostrando el mejor escenario en honor a nuestra Patrona Morena Virgen de Chiquinquirá.

Pequeños detalles nos definen como sus habitantes, desde una sonrisa al compartir un café con los nuestros o con ajenos, hasta nuestro característico hablar. Les confieso, no existe Marabino que no sea reconocido en cualquier punto de nuestro país. Algunos se atreven a tomar distancia al identificar nuestra voz aguda o exceso uso de jergas. Sin embargo, en nombre de muchos, puedo asegurar que no nos apena, al contrario existen casos donde sólo por llevar al Zulia en el corazón, es posible que lo hagamos con intención.

Hace poco me atreví a recorrer los rincones donde nació esta gran ciudad. Y digo me atreví, porque mientras lo hacía, no faltó un nativo que estuviera en contra de éste recorrido y hasta fue posible escuchar un ¡Muchacha estái loca, guardá ese teléfono! Caso omiso, mi Norte era devolverme un rato a esa historia de la cual no había sido partícipe y mi impulso estuvo motivado por lo que mis raíces anhelaban revivir.

Desde una extensa calle que invita a dar pisada con una sonrisa como único amuleto, se dejan ver esas grandes y coloridas ventanas de madera que brillan al son de un sol de mediodía. En el curso, hay más de uno que brinda un saludo y hasta una pequeña reseña sobre vivir en una de las casas con más antigüedad. Siguiente, en dirección hacia unos de sus callejones, nos vamos adentrando al corazón de esta ciudad, donde su historia va tomando vida, y al final de una extensa calle se revive aquel espacio donde una larga línea de Marabinos esperaban ansiosos por embarcarse en el gran Ferry de Maracaibo;  a su derecha, un extenso y colorido Mercado Popular daba su aporte a esta gran ciudad. Es interesante escuchar estas anécdotas y dejar fluir la imaginación.

cam00108

Al recorrer su amplia Plaza Baralt, edificaciones antiguas aún guardan su mejor vista. Sin duda alguna, transitarla hace en todo visitante florecer sus ánimos de continuar recorrido. En dirección al Paseo de la Chinita, se levanta la mejor presentación de nuestra Virgen. Esa, y la majestuosa Basílica amarilla, que a lo lejos reposa sobre sus firmes columnas, son los lugares donde más de uno afirma con orgullo, éste es Maracaibo, mi lugar favorito.

cam00644

Respira y vive